domingo, 19 de octubre de 2008

Castillos y árboles

Escribí recientemente una muy aclamada entrada en la cual contaba como, a pesar de ser un corredor de asfalto, echaba de menos la pista y mencionaba que hay una carrera que suelo correr todos los años que es diferente ya que me importa más el puesto que el tiempo. Hoy voy a centrarme en otra carrera también muy divertida y también muy distinta aunque por otros motivos.

Se ha celebrado este fin de semana la tercera edición de la Carrera de los Árboles y Castillos. Esta carrera se corre por equipos y consta de trece etapas. Todas las etapas se disputan dentro de la comarca del Camp del Turia y muchas de ellas por la preciosa Sierra de la Calderona. Cada equipo lo forman trece corredores (casualmente). Cada uno corre una etapa, se suman todos los tiempos y el que menos suma, gana.

El año pasado los climaterios ya tomamos parte. Y este año hemos repetido y con dos equipos. Cuarenta y siete han participado en total. Y no hemos quedado muy mal. En el dos mil siete fuimos decimoquintos y, un año después, hemos quedado decimosegundos con el primer equipo. El segundo ha quedado algo más atrás. Estamos contentos.

A mí lo que más me gusta de esta carrera es que se corre en equipo. Nos organizamos para llevarnos los unos a los otros y vamos formando una caravana que aparecemos en todas las salidas y llegadas animándonos y bromeando. Tenemos buen ambiente y pasamos muy buen rato. Y como el sábado se disputan seis de las etapas y el domingo el resto y se termina a la hora de comer, pues de paella después. Y, a media mañana, a almorzar. Qué vas a hacer.

Pero no es el jijijí jajajá lo que más me gusta de correr en equipo. Es la sensación, la motivación, la responsabilidad que te echas encima. Cuando uno corre en equipo tienes más presión pues tienes el miedo a fallar a los demás, y eso es jodido. Hay que tener la cabeza fría y relativizarlo bastante. No es difícil pues no deja de ser una carrerita disputada por una serie de aficionados. Lo malo es que nos tomamos nuestras aficiones muy en serio. Luego no pasa nada, pero cuando estás dentro vas a muerte. El año pasado salí demasiado revolucionado y las pasé canutas. Este año me fue mejor.

Además está la carrera en sí. Cada etapa va de una localidad a otra normalmente por sendas o pistas forestales. No están indicados los kilómetros y no hay apenas referencias. Aparte, como somos tan pocos en cada etapa se suele correr solo. Es como una contrareloj pero sin apenas información. Siendo el terreno tan irregular y tan desnivelado no tienes claro el promedio y corres sin saber si vas bien o mal, sin saber cuánto te queda, si estás lejos o cerca. Cuando llegas a meta estás fundido y desconcertado.

Mis compañeros climaterios el verano se lo toman con calma y siempre me planto a principios de octubre en mejor forma que ellos por lo que luego me endilgan unas etapas de jaque mate. El año pasado fui de la Cartuja de Portacoeli hasta Gátova. Este año de Gátova a Serra, siempre por la Calderona, siempre por pistas forestales infernales que cuando apoyas el pie nunca sabes dónde vas a ir a parar. Hay subidas y bajadas muy largas y pronunciadas. No hay hoy un milímetro de mis piernas que no me duela pero lo de los tobillos es para tirar cohetes. No soy yo corredor de montaña. No me disgusta subir, pero bajar me destroza. Son ochenta kilos lo que peso y eso es demasiado. Y había bajadas de dos o tres kilómetros con unas pendientes bestiales que parecía yo la cabra de la legión completamente desmadejado pensando por cuál terraplén me dejaría la osamenta o en qué hoyo me produciría la fractura triple de tibia y peroné. Y los ciclistas pasando por mi lado también descontrolados y yo ciscándome en sus muelas –¡cabrones, que me vais a matar! Y senderistas. Y los majaderos de los todo terreno. En fin, muy divertido.

Y si alguno ha llegado hasta aquí leyendo que me explique qué cojones pretendía Aguirre sacando un centro del campo con Banega, Asunçao, Maniche y Raúl García.

8 comentarios:

Álex dijo...

Ya te iba a reprochar que usabas el atletismo como excusa para no hablar de lo de ayer.

En mi opinión, hemos llegado a un punto en el que ya da igual lo que saque el Atleti. La plantilla al completo, aunque sean todos nuevos, ya sale derrotada del hotel. Debe ser cosa del aire.

Y puedes dar gracias de que expulsaran a Van Nistelrooy.

Juan Rodríguez Millán dijo...

No, si al final todos te vamos a contestar hablando del derbi, je, je, je... Pues yo creo que lo de Aguirre se podría calificar de acojonamiento en estado puro...

fernando dijo...

una carrera por equipos siempre es más entretenido que en solitario. Habéis acabado en buena posición.

Lo de Aguirre y su cuatrivote nadie lo entiende. Acaba de inventar un nuevo sistema: jugar sin bandas y con cuatro mediocentros.

un abrazo.

El Impenitente dijo...

Yo quiero que vuelva el Cholo. Por lo menos no consentiría que los vikingos se riesen en nuestra cara todos los años.

Ya estoy inscrito para la San Silvestre. Y en tres semanas vuelvo a la Behobia. Y la semana siguiente la media de Valencia. Después iré a Alcira a rodar y dudo si correr posteriormente Algemesí o Picaña-Paiporta. Tras Navidad, Sagunto y el maratón. Si el Atleti no gana ningún partido tendré unas cuantas carreras para distraer la atención por lo menos hasta febrero.

SisterBoy dijo...

¿Es cierto que Aguirre pende de un hilo? Me parece increible

3'14 dijo...

Pues he leído hasta ahí, pero no se responderte porque si de carreras, pistas, ritmos, equipos... entiendo más bien poco, de futbol ya ni te cuento (que deduzco se trata del deporte patrio por excelencia por los comentarios)

Por cierto, ¿En qué equipo estabas tú?

Ya tengo tu recomendación literaria en mi poder, que si mantiene el nivel de "El túnel" estoy segura que quedaré más que satisfecha. Ya te diré cuando la termine.

Marina Khalo dijo...

Sin quitarle mérito a la hazaña, me reí con tu alusión a la cabra de la legión desmadejada, preguntándose en qué terraplén acabarían sus huesos.
Siendo “la carrera de los árboles y castillos” quizá hubiese sido más acorde llamarse el equipo “batallón de caballeros” que “Climaturia”.

De lo último del Atleti, lamento no disipar dudas. Mi lado cabra tira al monte, pero ninguno que me aficione al fútbol. ¡Qué le vamos hacer!

El Impenitente dijo...

Creo que existen dos Atléticos de Madrid. Uno es el real, el que ve la gente de fuera, el que hace poco estuvo en segunda y para el que ir a la UEFA es un triunfa y el ir a la Champions la releche. Para ese equipo Aguirre podría ser válido.

Luego está el Atleti que queremos y debiera ser para estar acorde con su historia. Ese es el Atleti que tendría que aspirar a todo con el suficiente orgullo. Para ese Atleti ni Aguirre ni la directiva sirve.

Por lo que, en lo que a mí respecta, se pueden ir a hacer puñetas.

Yo estaba en el primer equipo. Corrí la tercera etapa. Y ya me contarás.

Tampoco fue una hazaña, aunque creo que harán un reportaje en Punt 2 el sábado que viene. En el del maratón pasado tuve mis tres segundos de gloria.

¿Batallón de caballeros? Propondré "Infanzones y mesnadas" para el año que viene.