domingo, 13 de enero de 2013

Clasificados

Lo he intentado pero, al final, no me ha quedado más remedio: voy a admitir publicidad en el blog. Los tiempos de las vacas gordas ya pasaron, aquellos en los que, sin necesidad de recurrir a ningún tipo de patrocinio, el dinero me caía por castigo; en los que mis entradas ya no es sólo que marcasen tendencia, algo que sigue ocurriendo, sino que crearon de mi persona un personaje que era invitado a estrenos, conferencias y seminarios; que me llevaron a la portada de todo tipo de revistas, desde culturales hasta el “Interviú” y en los que se me rifaban para que hiciese saques de honor. Me acostumbré a un nivel de vida que ahora veo que no puedo mantener, sin duda por culpa de la crisis, no por el hartazgo que pueda haber generado, y me veo obligado, esclavo como soy del lujo y del oropel, a llenar mi blog de reclamos publicitarios para poder mantener mis ingresos. Sí, me he vendido. Un poco más, quiero decir.

Pero una cosa es venderse y otra es venderse a cualquier precio. Eso sí que no. Aquí no se trata sólo de fijar tarifas y ya está. No. Este soporte que ofrezco no es un soporte cualquiera y hay que ajustarse a su prestigio, a su esencia y a su filosofía. Todos quieren publicitarse en “Los Cariacontecidos” pero no todos pueden. ¿Estás interesado? Bien, vamos a conocernos, vamos a hablar, quién eres, quién soy, qué pretendes, qué producto o servicio ofreces, cómo vas a presentarlo, cuál es tu mercado potencial, etc. Ya que te voy a aportar mi imagen de marca no quiero que menoscabes la misma. El cliente siempre tiene la razón pero sólo cuando alcanza el grado de cliente. Y eso aquí no es fácil. Todo lo contrario. Ser cliente mío es difícil. Muy difícil. Y no es sólo cuestión de precio.

Pasado el proceso de selección ahora tenemos que hacer una presentación espectacular. Siempre creó expectación el primer anuncio del año. Pues eso no es nada comparado con la expectación que ha generado el primer anuncio en “Los Cariacontecidos”. No ha sido fácil decidirse. Muchos fueron los candidatos que pusieron no sólo sustanciosas sumas sobre la mesa, sino que realizaron extraordinarias puestas en escena para conseguir captar mi atención y llevarse el gato al agua. Han sido días muy intensos, con muchas dudas. He reflexionado. He sopesado. He contemplado todas las posibilidades buscando el máximo beneficio para todos y, al final, tomé una decisión que seguro será acertada.

Con todos ustedes, el primer anuncio en la historia de este blog:

9 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

Y matrícula de Madrid. Si me llego a cruzar yo con eso por las calles de esto que se denomina la capital, creo que habría tenido un problema con el conductor de la inmensa carcajada que habría soltado...

El Impenitente dijo...

En Madrid hicimos la foto. Abre bien los ojos, Juan, que igual te lo encuentras.

Paco dijo...

Brutal. No me quiero imaginar los métodos de tu cliente.

Slim dijo...

jajaja traera una camilla al menos!!

Altosybajos dijo...

El instrumental de trabajo del paisano este será la pera ¿no?.

SisterBoy dijo...

Pero hombre por esta foto te darian dinero en la tele, voy a difundirla

El Impenitente dijo...

Quiero mi comisión.

3'14 dijo...

Ojo con lo que deseamos... A ver si la comisión va a ser una limpieza gratis :D

El Impenitente dijo...

No quiero mi comisión.