sábado, 10 de mayo de 2008

Veritas

Escribió hace poco Juan una entrada tratando el tema de la verdad. En ella puso una cita de la Bella Otero (la mujer que decía que sólo había un placer comparable a ganar en el juego y era perder en el juego) que me gustó, cita que adjunto:

Existen dos tipos de mentiras: las que se elaboran en beneficio propio y las que se inventan para complacer a los demás. Y ambas (...) son gestos de pura generosidad. No hay por qué extrañarse de que así sea, al fin y al cabo, la Verdad, con mayúsculas, no suele interesarle a nadie.

Hace bastante tiempo escribió Sisterboy una entrada muy trabajada, como la mayoría de las suyas, sobre “Un enemigo del pueblo” de Ibsen. En esta obra de teatro, como en “El pato salvaje”, del mismo autor, la idea central de la trama es la siguiente: la necesidad de la mentira para mantener el equilibrio y no caer en el caos. El tratamiento, sin embargo, es distinto en ambos textos. En “Un enemigo del pueblo” el héroe es el que busca y defiende la verdad con ahínco. En “El pato salvaje” es el villano el que antepone la verdad a todo destruyendo en su afán la estabilidad familiar.

Abundando en el tema sobre la verdad y la mentira quería exponer aquí la opinión del Marqués de Bradomín valleinclanesco (mi ídolo), tan feo, tan católico, tan sentimental y, sobre todo, tan golfo, argumento que se expresa en la “Sonata de invierno”.

¡Oh, alada y riente mentira, cuándo será que los hombres se convenzan de la necesidad de tu triunfo! ¿Cuándo aprenderán que las almas donde sólo existe la luz de la verdad son almas tristes, torturadas, adustas, que hablan en el silencio con la muerte, y tienden sobre la vida una capa de ceniza? ¡Salve, risueña mentira, pájaro de luz que cantas como la esperanza!

Personalmente (aunque nadie me pida mi opinión, yo la doy) me quedo con aquello de Campoamor: En este mundo traidor nada es verdad ni mentira. Todo es según el color del cristal con que se mira.

10 comentarios:

Juan Rodríguez Millán dijo...

Como referente, me gusta la última cita, porque el punto de vista cambia mucho las cosas. Pero me gusta creer que la verdad tiene mayor valor que la mentira...

Mr Roboto dijo...

La verdad es como las opiniones, todo el mundo tiene una. No es de extrañar que esté tan poco valorada, puesto que vivimos en un mundo construido de mentiras.
Un saludo!!

fernando dijo...

también se podría decir que la verdad tiene muchas caras.

un abrazo.

Sett dijo...

Un dia escuché a un enteradillo tipico en un debate de la tele que la gente que tiende a mentir compulsivamente en temas triviales,en gran parte se debe a que sus padres eran muy severos y duros con ellos de pequeños,y buscaban no alterarlos suavizando la verdad.

Yo creo que estoy a veces en ese saco.....

Un abrazo!!

Toupeiro dijo...

Es curioso, es la segunda vez que leo hoy en un blog la cita de Campoamor, la cual tiene mucho de cierto.
De todas maneras hay que distinguir entre muchos tipos de verdades y otros tantos de mentiras. Incluso hay un termino medio entre ambas, decir una verdad, pero no decirlo todo, de manera que el significado de la cosa cambia sin haber mentido, o sin tener conciencia de haberlo hecho.
¡Joder, hoy comí lengua!

SisterBoy dijo...

Sobre la verdad ya dijo Akira Kurosawa todo lo que había que decir

El Impenitente dijo...

Y ahora es cuando Sisterboy nos hace una bonita disertación de la visión de Kurosawa sobre la verdad.

Slim dijo...

sobre la verdad tenemos a Kurosawa y sobre la mentira al Hada Azul:

"...no debes olvidar que la mentira se ve como la nariz en medio de la cara..."

a veces se miente para no hacer daño y el resultado es más doloroso aún.

Jose María Marrón Brown dijo...

Vas adquiriendo un tono de fiera literaria que nos place.
¡Qué gran crítico haremos de ti!

Sister, disertación sobre Kurosawa, ya.

3'14 dijo...

Supuestamente, la verdad simplificaría la existencia, pero al mismo tiempo haría que esta fuera insoportable.