miércoles, 11 de enero de 2017

Hogar, dulce hogar

Vuelo transoceánico con destino a San Juan de Puerto Rico. El avión pertenece a una compañía aérea estadounidense y el vuelo transcurre en un cortés inglés norteamericano. El avión aterriza sin problemas. Del pasaje surgen unos cuantos aplausos tímidos. Una voz, proveniente sin duda de dentro de la cabina, suena en la megafonía:

-Ese aplauso boricua sonó pendejo.

La ovación, en un entusiasta español (spanglish) puertorriqueño, es atronadora.