miércoles, 16 de noviembre de 2016

Se han separado Las Increíbles

Pues sí. Se han separado. El legendario equipo de raspall que quedó subcampeón de su colegio en tercero de primaria y campeón al año siguiente no defenderá su título este año. La conmoción ha superado a la producida tras la disolución de los Beatles o de ABBA. Inconcebible. Inexplicable. Todavía resuenan los ecos de su gran triunfo de la temporada pasada, título reconocido con una copa que una de sus componentes restriega a su hermano día sí y día también puesto que sí, mucho competir, mucho nadar y muchas medallas, pero una copa vale más. Y en la cima se separan. ¿Por qué? No ha trascendido. Tal vez la presencia de un Yoko Ono (aunque no hace falta un hombre para que salte por el aire un grupo femenino. Se bastan ellas solas). Puestos al habla con una de las integrantes de Las Increíbles, al ser interrogada se encogió de hombros y respondió de manera enigmática. –Cada una ha de seguir su camino. No pasa nada. La vida sigue. Pronto volverá la competición. Habrá otros equipos. Habrá otro campeón. Pero no estarán Las Increíbles. La vida sigue, sí. Pero el raspall no volverá a ser lo mismo.