lunes, 14 de septiembre de 2015

Vampiresada

Escúchame, un momento o dos,
y confesaré, a vosotros,
no puedo evitar mirando las mujeres siniestras,
tengo que reconocer,
voy a notar la vampiresa mujer.

No es la máscara,
ni la falda ajustada,
sino el temor causada por su fría mirada.

Vampiresada, vampiresa mujer,
vampiresada, vampiresa mujer,
vampiresada, vampiresa mujer,
estoy impresionada cuando se ven vampiresada.

Toma el vino, toma mescal,
hace sacrificio ritual.

Vampiresada, vampiresa mujer,
estoy impresionada cuando se ven vampiresada.

Está feliz, está normal,
trabaja por la industria sexual.

Vampiresada, vampiresa mujer,
estoy impresionada cuando se ven vampiresada.

Si te caes, amigo, no me río de ti,
me pasó la misma cosa a mí.

Vampiresada, vampiresa mujer,
estoy impresionada cuando se ven vampiresada.

Ésta es la letra de una canción titulada “Vampiresa mujer” que canta Jonathan Richman. La letra está tal cual él la canta. ¿Es buena? A mí me hace gracia, especialmente cuando la escucho, más que cuando la leo. Y la canción me encanta. Mi favorita de Jonathan Richman. Y la única que conozco también. He estado mirando y tiene un montón. Lleva la porra de años tocando. No sé si lo tengo en el debe. Espero opiniones. Igual me pasa con Richman como con Joni Mitchell. Mi profesor de inglés dijo, en inglés, que genio es una palabra muy usada pero que, para él, era un concepto elevado, y que la palabra genio podría ser aplicada a Joni Mitchell. Fui al Spotify, busqué Joni Mitchell y empezó a sonar una canción detrás de otra. La cuarta que sonó fue “Both sides now”. Aparqué a Mitchell y me fui a escuchar esta canción en versión de Judy Collins, a la cual seguramente no se la pueda catalogar como genio, pero que me resultó infinitamente más agradable. Aún así guardo un recuerdo muy bueno de mi profesor de inglés. Estoy de acuerdo con él con que la palabra genio (o genial) ha perdido lustre por el uso, salvo que te refieras al personaje que aparece al frotar la lámpara. Y no sólo ha perdido lustre, sino que ha entrado de lleno en la galería de palabras y expresiones que la gente me ha hecho aborrecer junto a "maridar", "tod@s", “venirse arriba”, “va a ser que no”, “ahora va de ese palo”, “lo siguiente”, "esto no me puede estar pasando a mí",  “estar en modo…”, “zona de confort”, "tener la cabeza bien amueblada" y tantas otras. Era un tío muy majo. Y tendría que acercarme algún día aunque no sea más que para contarle que aprobé. La verdad es que me lo predijo, pero también me dejó caer, de una manera muy correcta y educada, que un niño de tres años hacía mejor uso que yo de las preposiciones. Pero se ve que, el día del examen, cuando tiré las preposiciones al aire, más de la mitad cayeron en el lugar debido. Un golpe de suerte. Fue una experiencia curiosa volver a examinarme. Me entretuve contando filas, columnas y salas y deduje que debíamos estar sobre unos quinientos examinándonos. Mayores de veinticinco no vi más que a tres contándome a mí. Y, con pantalones largos, creo que estábamos dos. Me pareció una irreverencia ir a hacer un examen en pantalones cortos (en ellos. En ellas me pareció correctísimo) pero se ve que no es ésta una opinión muy compartida. El caso es que mis pantalones y yo aprobamos. Y en la parte escrita saqué la máxima nota. Nos pidieron que escribiésemos un artículo sobre un personaje al que quisiéramos entrevistar y por qué y aquí hice un panegírico sobre Sebastian Coe (de nacionalidad británica. Nótese el detalle pues era coincidente con la nacionalidad de los que corregían) y sobre el atletismo que resultó efectivo. Si hubiese tenido que escribir sobre Jonathan Richman habría sido distinto. Es americano. ¿Es un genio? Tendría que preguntarle a mi profesor. A lo mejor sí. Y tiene un castellano tan bueno como mi inglés. Si te caes, amigo, no me río de ti. Me pasó la misma cosa a mí. Vampiresada. Vampiresa mujer.

3 comentarios:

Slim dijo...

Congratulations que diria Cliff Richard (ese si que era un genio!) Espera que tus hijos se hagan adolescentes y sabrás lo que son EXPRESIONES, que esas que tú dices al menos se entienden, pero con ellos hay que llevar libreta.

GARRATY dijo...

A un examen, al médico (o cualquier otro tipo de despacho) o a coger un medio público de transporte JAMAS se debe ir en pantalón corto. Es de cajón (otra expresión que podrías odiar).

El Impenitente dijo...

Tuve un profesor en la EGB que repetía mucho "es de cajón de madera de tabla". Y como tengo muy buen recuerdo de aquel profesor, pues la tengo cariño.

"Congratulations" quedó por detrás dl "La la la" así que, si Cliff Richard es un genio, el Dúo Dinámico también. Y no hay prisa en que mis hijos se hagan adolescentes. De verdad.