martes, 15 de diciembre de 2009

¿Qué estabas haciendo tú en el año ochenta y tres?



Yo ya estaba liado con lo mío. Y no era excesivamente respetuoso con la tercera edad. Y era un digno émulo de Petronio, el arbiter elegantiorum, el árbitro de la elegancia.

O tempora, o mores.

20 comentarios:

Altosybajos dijo...

Pero si eras un chiquillo.
¿Cuanto pesabas entonces?
En breves días verás lo que hacía yo en el año ochenta y cuatro en 3h30'
Mucho ha llovido desde entonces

Socorrito López dijo...

Yo estaba en séptimo de E.G.B.¿Cómo se sintió al ganar al señor de 200 años que le seguía?

Alex Maladroit dijo...

A mí que me faltaba un cachín para nacer...

El Impenitente dijo...

Diecisiete años recién cumplidos. ¿Cuánto pesaba? Ni idea. Entonces el peso no era un problema. Y sí que ha llovido, sí.

Pues al señor de doscientos años le adelanté a falta de cien metros. Y menos mal. ¿Qué sentí? Bueno, lo que se siente al terminar tu primer maratón es demasiado hermoso como para tratar de explicarlo.

Realice dijo...

¿Eso es la Alameda? Yo ni me acuerdo de qué estaba haciendo, pero juraría que mi hermano estaba haciendo lo mismo que tú ese mismo día, a la misma hora, y con la misma edad. A ver si me acuerdo de mirar su foto y te puedo decir si te ganó o le ganaste :D

toupeiro dijo...

En el 83 fue el año que me casé; demasiado joven, pero no me arrepiento.

GARRATY dijo...

¿Está permitido correr maratones con gafas de pera? A ver si ahora que dicen que vuelven los 80's recuperas la moda.
Además, todos pensando que lo último en rendimiento deportivo son las medias altas para corredores y tú las llevabas hace 26 años. Eres un adelantado a tu tiempo.
No recuerdo lo que estaría haciendo ese año. Del 82 recuerdo algo del mundial y la "pantaná" de Tous pero por 83 no me viene nada.

Y el abuelo de 200 años tiene mejor tiempo que yo en maratón.

Arual dijo...

Yo en el 83 hacía también 2º de EGB y como acababa de nacer mi hermana imagino que debía andar haciéndole perrerias a la pobre...

Juan Rodríguez Millán dijo...

Pues cinco añitos que tenía en el 83, no te digo nada...

Así me gusta, sin piedad. La carrera hay que ganarla y punto.

El Impenitente dijo...

Gafas de pera, también conocidas como gafas de lágrima. Entonces dejaban correr a menores y con esas gafas. También te dejaban salir a la calle con ellas puestas, lo cual es incluso peor. Que no vuelvan los ochenta, por favor. Que no vuelvan.

adela dijo...

El señor de la foto realmente no estaba en ese lugar, apareció al revelar el negativo.
Las gafas de lágrima nunca te abandonarán. Son las que te hacen sentir eternamente joven.

3'14 dijo...

Pues en el 83 tenía 8 años, 9 si contamos a partir de mayo. Supongo que me quedaba todavía un año para poder lucir la camiseta de Naranjito en el mundial del 82 que previamente habrían llevado primero (y cuando tocaba) mi hermano mayor, después mi hermana y finalmente yo.

Ese año cursaba 4º de EGB y era el último que me quedaba para pasar en el primer piso de la escuela, deseando que el año pasara rápido para poder "ascender" al segundo piso, pasillo en el que estaban las aulas de los "mayores", vamos, de 5º a 8º... Pero lo que no sabía era el desengaño que me llevaría al descubrir que, una vez llegase a ser de "los mayores", el privilegio de poder quemar el culo a los pequeños con el mechero se habría perdido, acto cruel que tuvimos que sufrir durante años y entonces, una vez llegué, los pequeños del momento resultaron ser incluso más delincuentes que los mayores que tuve que soportar... Total, que parece que siempre me ha tocado vivir la época errónea, eso o simplemente los de mi quinta somos gilipollas.

Por cierto, la foto es buenísima, realzo esas gafas, ¡por dios! auténtico objeto de culto kitsch donde los haya, y sobretodo la imagen del ancestro, con los brazos en cruz, al borde del colapso y cagándose claramente en tus putos muertos (con todos mis respetos para estos)

Palitos Candela dijo...

Oderint dum probent.
Que huelan lo que prueben, don Ibrahim dixit.

Slim dijo...

oye pues esas gafas estan muy de moda ahora, todavia las tienes? vendemelas!!o mejor aun, regalamelas!! a mi me encantan.

yo en el 83 estaba en 8º de EGB, a punto de pasar al instituto y corria dando vueltas al patio con un chandal rosa con un elefante verde. la verdad que parecia un pijama.-

El Impenitente dijo...

Efectivamente las gafas de lágrima siempre me acompañan pero es por un motivo más prosaico que la eterna juventud. Las llevo en la guantera como gafas de repuesto.

Que me odien mientras me aprecien. ¿Quién es don Ibrahím? ¿Ibrahím Ferrer? ¿Hay un suave murmullo en el silencio de una noche azul?

¿Hay foto del chándal rosa con elefante verde? La cambio por las gafas.

Palitos Candela dijo...

No, don Ibrahim el ex falso abogado. A quien podríamos acabar pareciéndonos en sus traducciones...

El Impenitente dijo...

¿La piel del tambor? Tendré que leérmelo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Yo tenía 10 años y estaba jugando al fútbol, las chapas, las canicas, disfrutando con mi Atleti, en 5º de E.G.B., qué tiempos...

SisterBoy dijo...

Como ese año no hubo mundiales ni eurocopa la verdad es que no lo recuerdo por nada especial excepto por el hecho de que hice la transición de 8º de E.G.B. hasta 1º de B.U.P, y por aquel entonces eso era algo importante

El Impenitente dijo...

En el 83 sí que hubo mundial. Fue el primero, además. El mundial de Helsinki, donde comenzó el reinado de un tal Frederic Carlton Lewis, más conocido como Carl Lewis. El atletismo, ese gran desconocido, el deporte rey que no el rey de los deportes.

Y sí que hubo Europeo. En Nantes, con aquella canasta de Epi a falta de cinco segundos contra la URSS de Mishkin, Tachenko, Eremin, Tarakanov y demás. Luego en la final la Italia de Riva y Vilalta zurró hasta en las pupilas, pero esa es ya otra historia.