jueves, 13 de noviembre de 2008

Ya no sos mi Margarita. Ahora te llaman Margot

De todas las letras de canciones, mis favoritas siempre han sido las despechadas, especialmente aquellas que podríamos catalogar del tipo “quién te ha visto y quién te ve” (aprovecho aquí para meter mi cuña reivindicando el despecho como motor del universo). Y de todas esas letras creo que me quedaría con “Margot”, que escribió Celedonio Ríos (encantado) y que cantó (que no cantuvo) Gardel. Desconozco la mitad de las palabras que utiliza, pero el conjunto es demoledor.

Se te embroca desde lejos, pelandruna abacanada,
que has nacido en la miseria de un convento de arrabal.
Porque hay algo que te vende, yo no sé si es la mirada,
la manera de sentarte, de mirar, de estar parada
o ese cuerpo acostumbrado a las pilchas de percal.

Ese cuerpo que hoy te marca los compases tentadores
del canyengue de algún tango en los brazos de algún gil,
mientras triunfa tu silueta y tu traje de colores,
entre el humo de los puros y el champán de Armenonville.

Son macanas, no fue un guapo haragán ni prepotente
ni un cafisho de averías el que al vicio te largó.
Vos rodaste por tu culpa y no fue inocentemente,
berretines de bacana que tenías en la mente,
desde el día que un magnate cajetilla te afiló.

Yo recuerdo: no tenías casi nada que ponerte.
Hoy usas ajuar de seda con rositas rococó.
Me revienta tu presencia. Pagaría por no verte.
Si hasta el nombre te han cambiado como has cambiado de suerte:
ya no sos mi Margarita. Ahora te llaman Margot.

Ahora vas con los otarios a pasarla de bacana
a un lujoso reservado del Petit o del Julien,
y tu vieja, pobre vieja, lava toda la semana
pa' poder parar la olla, con pobreza franciscana,
en un triste conventillo alumbrado a kerosén.

Yo recuerdo: no tenías casi nada que ponerte.
Hoy usas ajuar de seda con rositas rococó.
Me revienta tu presencia. Pagaría por no verte.
Si hasta el nombre te han cambiado como has cambiado de suerte:
ya no sos mi Margarita. Ahora te llaman Margot.


Hacía mucho que no ponía ninguna letra de canción. Tal vez retorne a los viejos hábitos.

8 comentarios:

Altosybajos dijo...

Amores pasados, amores despechados. Siempre fueron los mejores porque nunca fueron pisoteados por el rodillo de la cotidianeidad.
Merecería que nos dedicaras uno de tus mejores artículos al vulgar transcurso de la rutina cotidiana.
Gracias

Slim dijo...

el otro dia estuve con una amiga en clase de tango..que bien sonaba!
en cuanto acabe la opo y pueda dedicarme a otros menesteres volveré.

El Impenitente dijo...

Si escribo a lo cotidiano será un canto. La felicidad está en lo cotidiano y sobrevaloramos en exceso lo extraordinario. Y como me ha quedado en exceso pretenciosa esta frase rompo la solemnidad cantando el Cucurrucucú paloma.

Aerolatin, tango, oposiciones. Chica, cuántos menesteres.

El que no debe ser nombrado dijo...

Realmente impresionante la letra. Por mera autosatisfacción y mientras escucho de manera cíclica tan elaborada canción tras desempolvarla del baúl de los recuerdos, me dediqué a husmear en www.rae.es; lo cual me sorprendió gratamente.

Embrocar: 3. tr. Taurom. Dicho de un toro: Coger al lidiador entre las astas.

Pilcha: 1. f. rur. Arg., Bol. y Par. Prenda de vestir pobre o en mal estado. U. m. en pl.

Percal: 1. m. Tela de algodón blanca o pintada más o menos fina, de escaso precio.

Macana: 5. f. coloq. Arg., Bol., Par., Perú y Ur. Mentira, desatino.

Cafisho: 1. m. Ur. Proxeneta.

Berretín: 1. m. coloq. Arg. y Ur. Capricho, deseo vehemente, ilusión.

Bacana: 1. adj. Chile, Col. y Cuba. En lenguaje juvenil, muy bueno, estupendo, excelente.

Cajetilla: 2. m. despect. coloq. Arg., Par. y Ur. Hombre presumido y afectado.

Afilar: 5. tr. coloq. Arg., Par. y Ur. Entablar relaciones amorosas pasajeras. 6. tr. vulg. Chile. Realizar el acto sexual.

Otario: 1. adj. Arg., Par. y Ur. Tonto, necio, fácil de embaucar.

SisterBoy dijo...

Yo tenía un disco de Tangos de Carlos Gardel y mi hermano y yo coincidiamos en que los mejores eran los tangos "duros" de letra arrabalera y con el único acompañamiento de la guitarra (al contrario de otros tangos más melódicos como "El día que me quieras" y tal)

He aquí varias ejemplos, en el segundo también se habla lunfardo del bueno

http://es.youtube.com/watch?v=j7BPc6uyZSw

http://es.youtube.com/watch?v=jildNDPHPQo&feature=related

SisterBoy dijo...

Por si los links salieron cortados los tangos son "Tomo y obligo" y "Mano a mano"

El Impenitente dijo...

Coincido con tu hermano y contigo. De hecho "El día que me quieras" no me gusta.

Mi querido amigo Innombrable. Excelente trabajo de campo. Y tras escuchar las recomendaciones sisterboyanas (que también recomiendo. No vale la redundancia) te traigo más tarea.

Si los pastos conversaran a esta pampa le diría
de qué modo la quería, con que fiebre la adore.
Cuantas veces de rodillas tembloroso yo me he hincado,
bajo el arbol deshojado donde un dia la besé...
Y hoy al verla envilecida, a otros brazos entregada,
fue pa mi una puñalada, y de celos me cegué...
Y le juro todavia, no consigo convencerme
como pude contenerme si hay nomas no la mate...


Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones
te engrupieron los otarios, las amigas, el gavión
la milonga entre magnates con sus locas tentaciones
donde triunfan y claudican milongueras pretensiones
se te ha entrado muy adentro en el pobre corazón.

Nada debo agradecerte, mano a mano hemos quedado,
no me importa lo que has hecho, lo que hacés ni lo que harás;
los favores recibidos creo habértelos pagado
y si alguna deuda chica sin querer se había olvidado
en la cuenta del otario que tenés se la cargás.

3'14 dijo...

Yo este... venía a leer sobre los siete pecados capitales. Supongo que deberé esperar.
Margot suena a nombre de Madame, por no decir Puta.