miércoles, 30 de julio de 2008

El dolor

“Él, él, Manuel, as de las motos, en sus invitaciones a tomar el té y posando de hombre moderno que criticaba a la Iglesia, había explicado a Lucrecia que la castración sin ánimo belicoso, con objetivos artísticos, empezó a practicarse en Italia desde el siglo XVII, por la prohibición eclesial a que hubiera voces femeninas en las ceremonias religiosas. Esta censura creó la necesidad del híbrido, el varón de voz feminizada (“voz caprina” o “falsete” “entre vibrante y tremolante” explicaba en el cuaderno el experto Carlos Gómez Amat) algo posible de fabricar, mediante una cirugía que Manuel describió y documentó, entre tazas de té y alfajores. Había la manera primitiva, sumergir a los niños de buena voz en agua helada para controlar la hemorragia y chancárselos con piedras de amasar (…) y la sofisticada. A saber: el cirujano-barbero, anestesiando al niño con láudano, con su navaja recién afilada le abría la ingle y tiraba de allí las tiernas preseas. ¿Qué efecto producía la operación a los niños cantores que sobrevivían? La obesidad, el ensanchamiento torácico y una voz aguda potente, así como un sostenido inusual: algunos castrati, como Farinelli, emitían arias sin respiro por más de un minuto”.

Extraído de “Los cuadernos de don Rigoberto” de Mario Vargas Llosa.

7 comentarios:

Álex E. dijo...

Gracias, ahora tendré que desayunar otra vez...

Apolonio-de-Rodas dijo...

Solo de pensarlo se me revuelve el estomago, hay que ver las salvajadas que se pueden llegar a hacer.
Un beso

garganta profunda dijo...

Pupita grande.

Pues pobres hermanos Gibb, no sabía yo ésto. Casi que me pido la voz de Tom Waits ya que de esta dulce historia se deduce que se los han debido mimar hasta el paroxismo.

Pues fíjate, ahora no sé si quiero que me dejes el libro. Me ha entrado un nosequé con la expresión "chancárselos" que qué sé yo.

El Impenitente dijo...

Qué bonito término es chancárselos.

Fue muy doloroso el leerlo. Más me dolió al transcribirlo.

Lee Marvin también debía tenerlos niquelados.

Anónimo dijo...

Joder¡¡¡¡ Sin más.
Feliz verano.
Emilio

Altosybajos dijo...

Carlos;
Si tienes un rato verás que me he lanzado.
A ver como acaba.
Gracias
Emilio

SisterBoy dijo...

Jo la avaricia rompe las pelotas